...

REVISIÓN GRATUITA DE CASOS

Sin honorarios a menos que usted cobre

CHAT

Jacob Arellano, agente de Dallas, muere al ser atropellado por un conductor ebrio que iba en dirección contraria.

Según USNews, alrededor de las 11:45 p.m. del 11 de octubre de 2022, el tráfico de radio de la Policía de Dallas registró a los oficiales tratando de detener a un conductor que iba en sentido contrario y se dirigía hacia el sur en los carriles hacia el norte de Spur 408. Al mismo tiempo, el oficial de policía de Dallas Jacob Arellano estaba viajando por el mismo tramo de carretera en dirección a trabajar su próximo turno. Los agentes no tuvieron éxito en sus intentos de detener a la conductora que circulaba en sentido contrario. Los informes indican que la conductora de 30 años chocó de frente su sedán contra el todoterreno del agente Arellano. El impacto obligó a su vehículo a invadir otro carril de circulación donde fue golpeado por un semirremolque. El impacto de la colisión hizo que el todoterreno diera varias vueltas de campana antes de acabar en el arcén de la carretera. Otros agentes acudieron al accidente. Fue trasladado al Hospital Metodista antes de sucumbir a sus heridas. Se celebró una procesión en su honor desde el hospital hasta la oficina del médico forense. Deja un hijo de 8 meses. La conductora que circulaba en sentido contrario, cuyo nombre no se ha revelado, está hospitalizada con heridas graves. Los agentes creen que estaba ebria en el momento del accidente. No se han presentado cargos formales contra ella, pero se espera que sea homicidio por intoxicación.

 

COMENTARIO

Por impactante que parezca este accidente, se está convirtiendo en un tema demasiado común en las noticias. En un plazo aproximado de 48 horas, la policía de Dallas respondió a dos accidentes mortales provocados por conductores ebrios. Una se cobró la vida de este agente y otra la de un niño de 8 años. Ambos eran jóvenes y tenían toda la vida por delante. Qué acto sin sentido. No tenemos detalles sobre el conductor ebrio implicado en este accidente. Según el CDC, el conductor ebrio medio ha conducido ebrio 80 veces antes de ser atrapado. ¡80 veces! Muchos de estos conductores son condenados varias veces antes de que su imprudencia se cobre la vida de alguien. Mientras tanto, una persona ha perdido la vida y su familia y amigos están de luto. Sin duda es un momento difícil para todos los implicados y el proceso de investigación y reclamación suele estar muy lejos de sus mentes. No me cabe duda de que se llevará a cabo una investigación exhaustiva de este accidente. Parece claro quién tiene la culpa en este accidente, pero puede haber otra parte responsable, el establecimiento que proporcionó el alcohol al conductor ebrio. Texas tiene lo que se conoce como la Ley Dram Shop que permite a las víctimas y sus familias la posibilidad de demandar a un bar, restaurante, tienda, u otro proveedor de alcohol por su pérdida si se vende alcohol a una persona obviamente intoxicada. Si un establecimiento está involucrado y es responsable, puede haber pólizas adicionales disponibles para la recuperación y golpear a los proveedores de alcohol en su cartera puede ser la única manera de disuadir a los conductores ebrios. Este proceso puede llevar mucho tiempo y ser difícil de llevar, por lo que contratar a un tercero con experiencia por sus conocimientos y apoyo puede marcar la diferencia.